La no cobertura por las pólizas de seguro de empresas de las pérdidas de beneficios o interrupciones de negocio causadas por el COVID-19

Coronavirus-COVID-19

Apenas comenzamos a salir de la fase álgida de la pandemia por COVID-19, ya se están produciendo las primeras reclamaciones por interrupción de negocio y pérdida de beneficios contra las aseguradoras de daños a empresas y negocios.

Nos hallamos ante una avalancha de siniestros que puede afectar a seguros de salud, de vida, de responsabilidad civil y de daños. En este artículo vamos a comentar brevemente cuál es la naturaleza de las reclamaciones que se están dirigiendo contra las aseguradoras de empresas y cuáles son los argumentos que se invocan para aceptar o denegar la cobertura. Aunque aún tardaremos tiempo en conocer las soluciones definitivas a estos conflictos de cobertura, creemos que es importante que sepamos desde el principio cuáles son las pretensiones que plantean los asegurados y cuáles las respuestas que apuntan las aseguradoras y los tribunales.

  1. La cuestión central: ¿las pólizas de seguro de empresas deben cubrir las pérdidas de beneficios o interrupción de negocio por los cierres temporales de empresas impuestos por las autoridades?

La cuestión es si las aseguradoras deben cubrir las pérdidas por interrupción de negocio cuando ésta se debe a una decisión de las Autoridades como consecuencia de una pandemia. La discusión surge porque, en general, las pólizas de empresa condicionan la cobertura de interrupción de negocio y pérdida de beneficios a que la paralización de la empresa venga provocada por un siniestro de daños cubierto en la póliza.

Y, en efecto, aquellas aseguradoras que ya han tenido ocasión de pronunciarse han manifestado que no se cubren estos siniestros ya que sólo se garantizan las interrupciones de negocio debidas a causas tasadas y determinadas en las pólizas, no a cualquier motivo: la interrupción de negocio no es riesgo cubierto de forma independiente sino una consecuencia más de un siniestro, que tendrá cobertura en la medida en que la tenga el hecho principal.

Por ejemplo: si la póliza garantiza el riesgo de incendio, se cubren los daños causados por el incendio y la paralización de la empresa mientras se reparan las consecuencias del mismo; si la póliza garantiza el riesgo de robo, se cubren los daños causados por el robo y la paralización de la empresa mientras se reparan las consecuencias del robo o del intento de robo. Lo mismo se aplica a los siniestros debidos a, por ejemplo, inundaciones, daños eléctricos, averías de maquinaria, daños a equipos e instalaciones, retirada de productos defectuosos o contaminados, etc.

Por lo que hemos podido averiguar, la mayoría de las pólizas de daños en Francia, Alemania y Portugal sólo activan la cobertura de seguro por pérdida de ganancias si el asegurado ha sufrido daños directos. La pérdida de beneficios sin un daño cubierto que le sirva de causa no estará cubierta.

  1. Las primeras discusiones y la primera decisión

La primera y más significativa decisión se ha producido en el Tribunal Comercial de París, que ha decidido dar la razón al propietario de un restaurante asegurado en su reclamación contra AXA. La aseguradora entendía que sus pólizas no incluían la cobertura de “pérdidas de explotación por decisiones debidas a resoluciones ministeriales consistentes en prohibir de forma generalizada el acceso del público a ciertos establecimientos con el fin de luchar contra la propagación de un virus”

Aunque la resolución del tribunal parisino ha tenido gran eco, realmente no se pronuncia sobre el fondo del asunto sino que se ha limitado a afirmar que el siniestro debía tener cautelarmente cobertura porque “era responsabilidad de AXA excluir explícitamente el riesgo de pandemia de su contrato, una exclusión que no aparece en la póliza suscrita.” En definitiva, parece que la decisión se debe más bien a una cuestión formal -la no inclusión expresa en póliza de una cláusula que el tribunal considera que limita los derechos del asegurado- que a un estudio del fondo del asunto.

En Estados Unidos la situación en estos momentos es similar a la descrita en Europa ya que las aseguradoras vienen considerando que sus pólizas de daños “no cubren aquellas pérdidas resultantes de decisiones gubernativas que ordenen la suspensión de negocios porque tales pérdidas no resultan única y directamente de un «evento cubierto», tal y como exige la póliza.”  Estamos siguiendo un caso similar al ya resuelto en París: se trata de una cadena de restaurantes de Las Vegas, que considera que la póliza debe cubrir las pérdidas derivadas del cierre ordenado por las Autoridades, mientras que su aseguradora entiende que sólo queda cubierto el cierre debido a daños directos a los restaurantes o a eventos tales como la contaminación de los productos servidos en el restaurante, la publicidad negativa debida a acusaciones infundadas de contaminación de productos y las amenazas de terceros que pretendan sabotear la actividad del restaurante para obtener dinero.

En España no tenemos aún constancia de decisión alguna al respecto pero, como hemos dicho, nos consta que las pólizas de daños casi siempre limitan la cobertura de pérdida de beneficios a las que sean consecuencia de hechos cubiertos por la póliza de daños. De todos modos, nos tememos que pueda haber resoluciones judiciales contrarias motivadas como la del tribunal de París: considerando que tal exclusión constituye una cláusula limitativa de los derechos del asegurado que debe cumplir los requisitos del artículo 3 de la Ley de Contrato de Seguro (aceptación expresa y específica)

Personalmente no considero que se trate de una exclusión o limitación de la cobertura sino de una definición de los riesgos cubiertos en el contrato. En España las pólizas de empresa no incluyen el cierre de negocio y la pérdida de beneficios entre los riesgos cubiertos sino que, a mi juicio, los contemplan como una consecuencia más de los riesgos cubiertos (robo, incendio, etc.), que tendrá cobertura, no de manera autónoma sino en la medida en que tenga cobertura el propio evento que la origina.

Justo Jiménez Fuentes – Director General de Glarus Ibérica

Esta entrada fue publicada en Legales, Opinión, Técnicos, Uncategorized y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s