El concepto de Daño Moral y la responsabilidad civil por los daños morales causados a consumidores decepcionados por una engañosa publicidad “ecológicamente consciente”

happy-cows

  1. La historia de la demanda contra el fabricante de helados

El artículo 3 de la Ley General de Publicidad considera ilegal la publicidad engañosa. Las consecuencias de esas prácticas son, básicamente, dos:

  • Se considerará que es una práctica de competencia desleal, al mejorar la percepción del producto o servicio publicitado sobre la base de falsedades.
  • Se pueden instar acciones para el cese de la publicidad ilícita.
  • También puede ejercitarse una acción de resarcimiento de los daños y perjuicios ocasionados por la conducta desleal, si ha intervenido dolo o culpa del agente. Estas acciones de resarcimiento pueden ser instadas por quienes hayan recibido un daño o perjuicio como consecuencia de esa publicidad ilícita: normalmente se piensa en los competidores de la empresa que realizó la publicidad desleal, cuya posición de mercado y perspectivas de ingresos pueden haberse visto dañadas a consecuencia del error inducido a los consumidores.

Pero la cuestión que ahora nos interesa comentar aquí es la siguiente: ¿pueden reclamar una indemnización los consumidores que se hayan visto “decepcionados” o que se hayan sentido “traicionados” por las falsedades que les contó el fabricante del producto? ¿Qué tipo de daño -si es que han sufrido alguno- se les resarciría?.

En los últimos años ha proliferado la publicidad que presenta productos  “ecológicamente conscientes”, “ecofriendly”, “combativos con el cambio climático” o similar. Muchos consumidores perciben positivamente ese perfil de producto y pueden tomar la decisión de compra por ese motivo. ¿Si posteriormente se demuestra que ese perfil era incierto, puede el consumidor considerarse dañado y reclamar una compensación?

Viene este asunto a cuento a raíz de la novedosa reclamación planteada en Estados Unidos, el país que no deja de asombrarnos con este tipo de cosas: el fabricante de los helados “Ben & Jerry’s” ha sido demandado por un conjunto de consumidores que se dicen “decepcionados” por la publicidad que -al parecer, de manera engañosa- declaraba que los helados estaban fabricados íntegramente con leche obtenida de “vacas felices” (happy cows). Según el fabricante, toda la leche era obtenida de vacas que participaban en programas que procuraban su debida atención, bienestar y cuidado. En cambio, los demandantes afirman que menos de la mitad de la leche procedía de esas vacas alegres y que la mitad  restante era ordeñada mediante los tradicionales procesos de producción industrial masiva, que priorizan la producción en lugar del bienestar bovino.

Además del cese de esa publicidad engañosa –lo cual sería desde luego factible en el Derecho español-, los demandantes reclaman una indemnización del daño personal que han sufrido al consumir un producto en la falsa creencia de que los animales que lo han producido eran felices. No hablamos ya de la simple devolución del dinero gastado en helados sino de un daño emergente directo sufrido por aquellos consumidores “medioambientalmente conscientes”, que erróneamente confiaron en el fabricante de los helados y que no sabían que al hacerlo estaban contribuyendo al “maltrato” animal.

  1. ¿Podría un asegurador de RC de Productos encontrarse en España con una reclamación similar por daño moral?

Esta cuestión nos obliga a reflexionar sobre el concepto de daño indemnizable. Desde luego que una reclamación como la comentada es posible, pero la cuestión es si algún juez le daría la razón; en especial, si el sufrimiento psíquico, el dolor, la pena, la angustia experimentados por el consumidor, que descubre haber tomado helados hechos con leche de vacas tratadas con poco cariño, tienen entidad suficiente para considerarse daño moral susceptible de ser reparado.

Según la Sentencia del Tribunal Supremo de 23 de octubre de 2015, se consideran daño moral “los sufrimientos, padecimientos o menoscabos experimentados que no tienen directa o secuencialmente una traducción económica.” No obstante, la jurisprudencia del Tribunal Supremo ya advertía desde su sentencia de 11 de marzo de 1899 que no se consideran “indemnizables” los disgustos.

Conviene también que leamos algunas líneas de la interesante sentencia del Tribunal Supremo de 31 de mayo de 2000:

“La situación básica para que pueda darse lugar a un daño moral indemnizable consiste en un sufrimiento o padecimiento psíquico (Sentencias 22 mayo 1995, 19 octubre 1996, 27 septiembre 1999). La reciente Jurisprudencia se ha referido a diversas situaciones, entre las que cabe citar el impacto o sufrimiento psíquico o espiritual (S. 23 julio 1990), impotencia, zozobra, ansiedad, angustia (S. 6 julio 1990), la zozobra, como sensación anímica de inquietud, pesadumbre, temor o presagio de incertidumbre (S. 22 mayo 1995), el trastorno de ansiedad, impacto emocional, incertidumbre consecuente (S. 27 enero 1998), impacto, quebranto o sufrimiento psíquico (S. 12 julio 1999)”

“…no pueden derivarse los daños morales de las situaciones de mera molestia, aburrimiento, enojo o enfado”

Con base en esa sentencia y en todas las que cita, podemos argumentar tanto que el padecimiento del consumidor de los helados es un daño indemnizable como que no y mucho nos tememos que tal reclamación acabaría en los tribunales, los cuales igualmente podrían conceder indemnización como denegarla. La aseguradora de responsabilidad civil de producto podría “comprar esa incertidumbre” mediante una transacción extrajudicial que evitase la demanda, pero tal decisión -aceptable a fin de evitar el pleito-, significaría abrir la puerta a reclamaciones por toda clase de disgustos y contrariedades.

Justo Jiménez Fuentes – Director General de Glarus Ibérica

Esta entrada fue publicada en General, Legales, Opinión, Uncategorized y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s