La definición de “ocurrencia” y de “unidad de siniestro” en el caso del siniestro de las Torres Gemelas de Nueva York (Primera parte)

torres gemelas

En el ámbito de la gestión de siniestros surgen con frecuencia las dudas acerca de lo que debe considerarse “ocurrencia” de siniestro y, en particular, si cuando existen múltiples causas o múltiples daños puede considerarse que ha ocurrido un solo siniestro o se trata de varios.

Las consecuencias son muy relevantes ya que, de la interpretación del concepto de “ocurrencia” de siniestro, puede desprenderse la obligación de pagar una o varias prestaciones, deducir una o varias franquicias, aplicar uno o varios límites de cobertura, etc.

Para comentar esta cuestión de forma entretenida y, tal vez, didáctica, vamos a tomar como referencia el caso de los ataques terroristas del 11 de Septiembre de 2001 y el derribo de las Torres Gemelas de Nueva York. Como este artículo resulta más largo de lo acostumbrado en nuestro Blog, vamos a dividirlo en dos partes.

Primera Parte:

  1. Antecedentes
  2. Los hechos
  3. La póliza de seguro del World Trade Center

Segunda Parte:

  1. El litigio entre el asegurado y los aseguradores
  2. Los argumentos y la decisión judicial

  1. Antecedentes

En la primavera de 2011 el grupo empresarial Larry Silverstein obtuvo de la Autoridad Portuaria de Nueva York la concesión para explotar durante 99 años el complejo inmobiliario denominado World Trade Center, en el que se encontraban las Torres Gemelas.

Como parte de sus obligaciones como concesionario, Larry Silverstein debía contratar una o varias pólizas de seguros que garantizasen los riesgos que afectaban al mencionado complejo inmobiliario. Con tal objeto solicitó los servicios de un mediador (broker) de seguros cuya labor fundamental era elaborar y formalizar el complejo programa de seguros sobre los inmuebles.

Durante el proceso de negociación del programa se contó con el interés de veinticuatro aseguradoras que se mostraron dispuestas a participar en la cobertura, en diferentes tramos y con diferentes porcentajes.

Cuando el día 11 de Septiembre de 2001 se producen los trágicos ataques terroristas, la póliza definitiva no había llegado a formalizarse. Se contaba solamente con un modelo orientativo de póliza, habitualmente utilizado por el broker. Este modelo había sido inicialmente propuesto pero debía ser discutido y aceptado, o modificado, por las aseguradoras participantes en el programa.

  1. Los hechos

A las 08:46 de la mañana del día 11 de Septiembre de 2001 un Boeing 767-200 de American Airlines, cargado de combustible, colisiona con la Torre Norte. A las 09:02 de la mañana un segundo avión, Boeing 757-200 de United Airlines, también cargado de combustible, impacta con la Torre Sur.

Como resultado de ambas colisiones y de las altas temperaturas producidas en los incendios posteriores, la Torre Sur se derrumba a las 09:45 de la mañana y la Torre Norte lo hace a las 10:28 de la mañana.

Ambos aviones habían sido secuestrados por sendos equipos de terroristas y fueron estrellados intencionadamente contra las torres como parte de un plan preconcebido y ejecutado de forma coordinada para atacar diferentes centros económicos y políticos de Estados Unidos.

  1. La póliza de seguro del World Trade Center

Como hemos comentado anteriormente, en el momento en que se producen los ataques terroristas no se había redactado todavía la póliza de seguros. Existían varias ofertas de seguro (en España las denominaríamos Proposiciones o Proyectos de Seguro de acuerdo con lo establecido en el artículo 6 de la Ley de Contrato de Seguro) pero aún no se había confeccionado una póliza cuya redacción debería ser bastante compleja dada las características del objeto y naturaleza de los riesgos asegurados. Sí existía un modelo de póliza, habitualmente utilizado por el broker para este tipo de programas de aseguramiento, que se consideraba que sería la base de la póliza pendiente de redactar.

La definición de “ocurrencia” de siniestro en el modelo de póliza sugerido por el broker era:

“Occurrence” shall mean all losses or damages that are attributable directly or indirectly to one cause or to one series of similar causes. All such losses will be added together and the total amount of such losses will be treated as one occurrence irrespective of the period of time or area over which such losses occur.

Lo cual podría ser libremente traducido de la siguiente manera:

Ocurrencia: se entenderá todas las pérdidas o daños atribuibles directa o indirectamente a una misma causa o a una serie de causas similares. Tales pérdidas serán acumuladas y el valor total de las mismas será considerado como una ocurrencia, independientemente del lapso de tiempo o del área en los cuales sucedan tales hechos.

Cualquiera que fuera la definición de ocurrencia, la proposición de seguros a la que aparentemente se habían adherido los 24 aseguradores contemplaba el pago de una suma asegurada máxima de 3.550 millones de dólares con independencia del valor de los inmuebles objeto de aseguramiento. Es decir, se trataba de un seguro “a primer riesgo” en el que, con independencia del valor del interés económico asegurado, las partes convienen fijar un valor máximo que define el límite de responsabilidad del asegurador en caso de siniestro.

Justo Jiménez Fuentes – Director General de Glarus Ibérica

Anuncios
Esta entrada fue publicada en General, Legales, Opinión, Uncategorized y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s