El pacto de franquicia en el seguro de responsabilidad civil y su eficacia frente al tercero perjudicado

law-school1

1. Planteamiento

Como es habitual en los artículos de nuestro Blog, pretendemos comentar -de manera divulgativa y útil para quienes a diario intervienen en la gestión de siniestros y de seguros- algunas cuestiones que despiertan interés, discusiones o  discrepancias.

En esta ocasión queremos tratar sobre la eficacia del pacto de franquicia frente a terceros que se ven afectados por un contrato de seguro sin ser parte del mismo. Es decir, ahora no nos va a preocupar tanto si el pacto de franquicia es eficaz entre el asegurado y el asegurador sino entre el asegurador de responsabilidad civil y un tercero perjudicado que le reclama en ejercicio de la acción directa del artículo 76 de la Ley de Contrato de Seguro:

“El perjudicado o sus herederos tendrán acción directa contra el asegurador para exigirle el cumplimiento de la obligación de indemnizar… La acción directa es inmune a las excepciones que puedan corresponder al asegurador contra el asegurado. El asegurador puede, no obstante, oponer la culpa exclusiva del perjudicado y las excepciones personales que tenga contra éste…”     

  1. ¿Qué es el pacto de franquicia en el contrato de seguro?

En primer lugar, deberemos definir qué es lo que con carácter general se entiende por franquicia en un contrato de seguro: la franquicia es aquella parte del interés asegurado que el tomador decide no asegurar y asumir a su propio cargo (“autoasegurar”) en caso de siniestro.

En el caso de un seguro de responsabilidad civil hablamos de un seguro patrimonial, ya que el interés asegurado es el patrimonio que puede verse menoscabado como consecuencia del nacimiento de una deuda de responsabilidad civil exigible por un tercero. En cualquier seguro de responsabilidad civil, la aseguradora asume a su cargo tales deudas con un determinado límite al que denominados “suma asegurada”. En exceso de dicho límite, es el asegurado quien directamente soportaría, a su propio cargo, el pago de dichas deudas.

La tesis que nosotros sostenemos es que la franquicia no es una excepción del asegurador contra el asegurado sino una definición de la suma asegurada que establece un límite hasta el cual el asegurado asume a su cargo el pago de la deuda de responsabilidad y en exceso del cual entra en juego la cobertura aseguradora.

Si se nos permite la expresión coloquial, la suma asegurada delimita la responsabilidad de la aseguradora “por arriba” y la franquicia la delimita “por abajo” ya que establece una cantidad “a partir de la cual” entra en juego la cobertura del seguro. 

  1. Por tanto, ¿se puede oponer eficazmente frente al tercero perjudicado el importe de la franquicia pactada?

De acuerdo con lo comentado en al apartado anterior, nuestra conclusión es que sí, que la franquicia es oponible frente al tercero perjudicado ya que i) define cuál es el importe de la suma asegurada, ii) forma parte del objeto del contrato de seguro y iii) no es una cláusula limitativa ya que no constituye ninguna excepción que venga a acotar o reducir de alguna manera una cobertura previamente definida, sino que forma parte de la propia definición de ésta. En otro artículo de nuestro Blog nos ocuparemos de resumir las diferentes interpretaciones acerca de lo que sean las “cláusulas delimitativas” y las “cláusulas limitativas” del contrato de seguro.

Sostenemos que el pacto de franquicia no es una cláusula limitativa (que sería inoponible frente al tercero perjudicado) sino una definición del objeto del contrato que, por tanto, es tan oponible frente al tercero perjudicado como lo sea el límite de la suma asegurada.

Por supuesto, somos conscientes de que esta tesis no es pacífica y de que existen resoluciones judiciales contrarias a lo que sostenemos, pero creemos que lo afirmado es correcto y que servirá a nuestros colegas de los departamentos de siniestros para explicar y fundamentar frente a terceros la deducción de la franquicia de las indemnizaciones que reclamen frente al asegurador de responsabilidad civil.

En cualquier caso, para mantener lo anterior con mayor contundencia es importante redactar correctamente las pólizas, de manera que el pacto de franquicia forme parte de la definición del objeto asegurado y no se incluya en un apartado diferente (a menudo marginal y no destacado) como una cláusula de reducción o condicionamiento de la cobertura. Esto último haría más difícil su eficacia frente al tercero perjudicado.

 Justo Jiménez Fuentes – Director General de Glarus Ibérica

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Legales, Opinión, Uncategorized y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s