El tratamiento penal de los accidentes de tráfico (parte 1 de 3)

Crashed Automobile Interior

  1. Introducción

Como es de sobra sabido por quienes habitualmente se mueven en estos ámbitos, la despenalización de las faltas sustrajo de la jurisdicción penal un gran número de conductas que habían dado lugar a accidentes de tráfico. Con la promulgación de la Ley Orgánica 1/2015, de Reforma del Código Penal, sólo determinadas conductas que den lugar a accidentes de tráfico serán susceptibles de reproche penal y no porque sean falta -que ya no existen- sino porque son consideradas delito.

Esta importante modificación legislativa tiene, al modesto juicio del que suscribe, dos consecuencias fundamentales: una, la descongestión de los Juzgados de Instrucción al verse aligerados de la enorme masa de denuncias que debían instruir (aunque todos aceptábamos la teoría de que no había instrucción para no dar por contaminado al juez que resolvía) y dos, mucho más , que a partir de entonces se dejaba de poder recurrir a la jurisdicción penal como cauce para obtener del médico forense un informe pericial gratuito y dirimente.

Como hemos dicho, la abolición de la figura penal de la falta no implica que no haya conductas que puedan ser consideradas penalmente punibles. El objeto principal de este artículo es tratar de resumir cuáles son esas conductas.

Con carácter previo hemos de advertir que la sistemática que emplea el Código Penal consiste en considerar delito determinadas conductas, siempre y cuando causen determinadas consecuencias dañosas a las personas. Es decir, una conducta imprudente puede ser delito o no en función de los daños personales que cause. En los dos apartados siguientes comentaremos cuáles son esas conductas merecedoras de sanción penal y qué daños deben causar para que efectivamente sean declaradas delictivas.

  1. Delitos menos graves por imprudencias graves: los artículos 142.1, 152.1 y 158 del Código Penal

Al referirse a la “imprudencia grave”, el Código Penal no nos especifica cuáles sean tales conductas. No obstante, las interpretaciones más comunes tienden a considerar imprudencias graves las descritas en el artículo 77 de la Ley de Tráfico y Seguridad Vial, que mencionaremos de forma no literal continuación, excluyendo  los apartados d, h, j, p, q, que creemos no son de aplicación a lo que aquí nos ocupa.

Según dicho artículo 77 son infracciones muy graves las siguientes:

  • No respetar los límites de velocidad reglamentariamente establecidos o circular en un tramo a una velocidad media superior a la reglamentariamente establecida, de acuerdo con lo recogido en el anexo IV. Según ese anexo IV, se considera infracción muy grave: a) rebasar la velocidad máxima permitida en más de 50 kilómetros hora si el límite es de hasta 50 km/h., b) rebasar la velocidad máxima permitida en más de 70 kilómetros hora si el límite es de hasta entre 50 y 120 km/h., c) rebasar la velocidad máxima permitida en más de 60 kilómetros hora si el límite es de 130 km/h.
  • Circular con un vehículo cuya carga ha caído a la vía, por su mal acondicionamiento, creando grave peligro para el resto de los usuarios.
  • Conducir con tasas de alcohol superiores a las que reglamentariamente se establezcan, o con presencia en el organismo de drogas.
  • Conducción temeraria.
  • Circular en sentido contrario al establecido.
  • Participar en competiciones y carreras de vehículos no autorizadas.
  • Aumentar en más del 50 por ciento los tiempos de conducción o minorar en más del 50 por ciento los tiempos de descanso establecidos en la legislación sobre transporte terrestre.
  • Conducir un vehículo careciendo del permiso o licencia de conducción correspondiente.
  • Circular con un vehículo que carezca de la autorización administrativa correspondiente, con una autorización que no sea válida por no cumplir los requisitos exigidos reglamentariamente, o incumpliendo las condiciones de la autorización administrativa que habilita su circulación.
  • Circular con un vehículo que incumpla las condiciones técnicas que afecten gravemente a la seguridad vial.
  • Participar o colaborar en la colocación o puesta en funcionamiento de elementos que alteren el normal funcionamiento del uso del tacógrafo o del limitador de velocidad.
  • Realizar en la vía obras sin la autorización correspondiente, así como la retirada, ocultación, alteración o deterioro de la señalización permanente u ocasional.
  • No instalar la señalización de obras o hacerlo incumpliendo la normativa vigente, poniendo en grave riesgo la seguridad vial.
  • Incumplir las normas que regulan las actividades industriales que afectan de manera directa a la seguridad vial.
  • Causar daños a la infraestructura de la vía, o alteraciones a la circulación debidos a la masa o a las dimensiones del vehículo, cuando se carezca de la correspondiente autorización administrativa o se hayan incumplido las condiciones de la misma, con independencia de la obligación de la reparación del daño causado.

Debe tenerse en cuenta, además, una segunda condición: las imprudencias graves sólo son consideradas delito si producen alguna de las consecuencias previstas en los arts. 142, 147.1, 149 y 150 del código penal, que seguidamente resumimos:

  • La muerte (art. 142)
  • La lesión que menoscabe la integridad corporal o su salud física o mental (art. 147.1)
  • La pérdida o la inutilidad de un órgano o miembro principal, o de un sentido, la impotencia, la esterilidad, una grave deformidad, o una grave enfermedad somática o psíquica (art. 149)
  • Mutilación genital en cualquiera de sus manifestaciones (art. 149)
  • La pérdida o la inutilidad de un órgano o miembro no principal, o la deformidad (art. 150)
  • Lesión o enfermedad causada al feto que perjudique gravemente su normal desarrollo, o provoque en el mismo una grave tara física o psíquica (art. 158)

Justo Jiménez Fuentes – Director General de Glarus Ibérica

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Legales, Opinión, Técnicos, Uncategorized y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s